Skip to content

Emprenden reordenamiento laboral en MINAZ

octubre 12, 2010

El Ministerio cubano del Azúcar se diseñó para ser el principal motor que impulsara la economía del país y produjera en cada zafra Diez Millones de toneladas de crudo.

A lo largo de la isla se construyeron incluso grandes fábricas mecánica, de combinadas y de implementos, que producían exclusivamente para el MINAZ, amén de que otros sectores manufactureros, como los que elaboran mochas, limas, ropa y calzado se reanimaban para prestarle servicio.

Entonces el precio del azúcar que se vendía a la Unión Soviética era de Treinta centavos la libra, pero en vez de los Diez Millones, se hicieron cuando más Siete, excepto en 1970, que se llegó a Nueve.

La producción azucarera cubana se continuó deprimiendo hasta alcanzar los Tres Millones en el Dos Mil Dos, cuando  el precio del azúcar descendió a menos de Cinco centavos la libra y al país le costaba Seis centavos producirla.

Justamente para esta fecha comenzó la reestructuración del organismo, conocida como Tarea Álvaro Reinoso, la que fijó la producción anual en Tres Millones de toneladas de azúcar, pero en la zafra pasada apenas se hizo poco más de Un Millón de toneladas.

Quiere decir ello que se produce el Treinta por ciento de lo previsto, con el triple de la infraestructura  y la empleomanía necesarios,  razones más que suficientes para emprender el actual reordenamiento laboral en la agroindustria.

El ministro cubano de la industria azucarera, Orlando García Ramírez, dijo en Bayamo que este reordenamiento no afectará absolutamente en nada a las bases productivas, pues más bien se está solicitando más tierra para incrementar la producción de caña, y que incluye específicamente desde las direcciones intermedias hasta el Ministerio.

Agregó el titular que junto a las plantillas infladas hay que eliminar también el subempleo, el que está relacionado con el poco aprovechamiento de la jornada laboral y la aplicación de normas extremadamente pequeñas.

Asimismo dijo que la capacitación de los trabajadores debe ser una necesidad y una preocupación personal,  y recordó que precisamente aquellos que se preocupan por aprender y superarse técnicamente, son los más idóneos para ocupar determinada plaza.

García Ramírez alertó que este importante proceso político puede llegar a ser traumático, porque cambiará la vida de muchos trabajadores y de su   familia, por lo que los integrantes de las comisiones de idoneidad deben ser no solo los más capaces, sino también transparentes,  honestos, humanos, éticos, sensibles y gozar además de mucho prestigio en el colectivo laboral.

Por todo ello, sentenció el titular cubano de la agroindustria azucarera, el reordenamiento laboral en el sector debe asumirse con solemnidad, transparencia, seriedad, profundidad y respeto.